“Cocinando en la Sierra II” por Belika Acién


Autora sevillana y gran maestra de la cocina presenta 
su nuevo libro “Cocinando en la Sierra II” 
un manuscrito inédito que recopila recetas
 tradicionales muy vinculadas a la serranía 
de Huelva y al mundo de la gastronomía 
a través de Paymogo, pueblo onubense famoso
 por sus gurumelos y la afición al buen comer.
Investigadora y curiosa nata, Belika realiza un viaje en el tiempo para rescatar
 numerosas recetas tradicionales de la época de nuestros abuelos que estaban
 desapareciendo.
 Toda una aventura para los sentidos.
Hoy, se desnuda para Tierra Nuestra y nos habla de algo más que su nuevo libro.
Pregunta. ¿Cuándo decide Belika embarcarse en un nuevo proyecto?
Respuesta.
 Llevo metida en el mundo de la cocina desde el año 2.000
 aproximadamente.
 Siempre he estado muy ligada a ella por tradición, mi madre era una
 gran cocinera de la que aprendí muchas cosas.
 Empecé con la repostería en Paymogo, 
después cuando me casé y nos fuimos a vivir a la sierra decidí
 que quería dedicarme a esto.
En los pueblos hay recetas muy antiguas de la época de nuestros abuelos
 y es una lástima que se estén perdiendo con el tiempo. 
Soy partidaria de que se mantengan las tradiciones, además son recetas
ricas y baratas, algunas más elaboradas que otras, pero merecen la pena.
¿Por qué “Cocinando en la Sierra II”?
El título fue idea mía, desde la Diputación de Huelva no estaban
 muy seguros de si “Cocinando” iba a funcionar.
Me aconsejaron que eligiera un nombre corto que es lo más aconsejable
 para ésta temática, pero se me ocurrió porque en la sierra 
me pasaba el día cocinando y la gente del entorno me hablaba
 de mi afición a la cocina.
Al final el título encajó perfectamente, la gente se ha quedado con él muy rápido.
¿Qué encontrará el lector en éste libro?
Va a encontrar recetas de toda la vida con muchos recuerdos. 
Es un viaje en el tiempo, el libro incluye recetas que elaboraban sus padres
 y abuelos. 
Las personas de fuera descubrirán recetas nuevas, porque cada comarca tiene 
su estilo y se diferencian perfectamente. 
Hay pueblos influenciados por la gastronomía de Portugal y
 otros por Extremadura, de ahí la variedad.
Vienen a ser recetas muy interesantes. Debajo de cada una hay comentarios
 que ayudan a lector como por ejemplo si es una comida típica de Semana Santa
 o propia de la época de matanza.
¿Cuáles son sus dos vinos preferidos que acompañarían
 cualquier comida? ¿Qué le transmiten?
Tengo muchos, pero sobre todo me gustan los Riberas del Duero y los Vinos 
Blancos afrutados de La Palma del Condado. No suelo beber vinos fuertes, 
sino suaves.
 Disfruto con ellos porque son bebidas que combinan con todo: ibéricos, patés,
 marisco y sobre todo con los quesos.
Me transmiten calor y cercanía. No hay nada como disfrutar de una buena 
compañía, una charla y una copa de vino.
Háblenos sobre qué objetivo pretende alcanzar su libro
Que no se pierdan las recetas antiguas, que la tradición pase de padres a hijos 
y que la gente siga teniendo interés por cocinar éstas recetas. 
Después que el libro les venga bien por el tema de las mediciones 
y el significado de algunas palabras que se utilizan en la sierra y que aquí 
no se estilan.
¿Qué tiene de diferente ésta obra de las anteriores? 
¿Ha notado diferencias en las recetas, dependiendo de la zona?
Nuevas recetas de otros pueblos que no se incluyeron en el primer libro. 
En el primer libro hay muchas recetas de la zona de Aracena, Jabugo, 
Castaño del Robledo… en definitiva muchos pueblos. 
En éste otro aparecen recetas de pueblos más alejados de la provincia de
 Huelva, más encaminados a la sierra y cercanos a Portugal.
Si que existen. Por ejemplo los pueblos más apegados a Huelva suelen elaborar
 muchas recetas marineras, mientras que los pueblos de la sierra apuestan por
 cocidos y recetas más elaboradas.
¿Qué vino podría acompañar la lectura de
 “Cocinando en la Sierra II”?
Es muy subjetivo, cada persona lo haría con un vino diferente. 
Personalmente, me quedo con un Vino Blanco fresquito y suave.
¿Belika es más de cava o champagne?
Me gustan los dos, pero me decanto por el Cava.
 Me gusta que se consuman nuestros productos y que se promocione
 la calidad que tienen.
 No es cuestión de obligación, sino de satisfacción.
¿Qué próximos proyectos ocupan su tiempo?
Estoy preparando dos libros más. Uno con la Diputación de Huelva que se llamará 
“Cocinando por el Andévalo y la Mina” que estará compuesto por recetas de
 22 pueblos de la zona que suelen ser poco conocidos. 
Son comidas más sencillas, dónde hay una variedad increíble de dulces
de todo tipo, heredados de la cocina árabe.
Y el otro libro que necesita más elaboración, es una recopilación de los 
cocidos y potajes de España.
Una cita que ha marcado su trayectoria…
Hay una frase que me encanta y la tengo puesta en  la cabecera de mi blog
 “La cocina es alquimia de amor” desde que la leí se me quedó grabada.
Después hay muchas más de la época de los gourmets franceses y 
que en alguna ocasión las utilizo mucho como por ejemplo 
“Para comer bien, no es necesario comer los productos más caros” 
Tomar una tostada con mantequilla, solo que el pan debe estar bien
 horneado y la mantequilla ser de buena calidad,de la autora 
francesa Colette.
¿Qué vinos suele utilizar para cocinar sus recetas?
Para cocinar me quedo con los vinos de Jerez y los Olorosos.
 Para la repostería vinos dulces y suaves con un toque de sabor
 a naranja o brandy.
 En mi blog siempre recomiendo los vinos que deben usarse
 dependiendo de lo que vayamos a preparar.
De éste libro ¿Qué receta elegiría Belika como favorita?
¿Con qué vino lo acompañaría?
Hay mucha variedad, pero hay una receta muy laboriosa a la que le tengo
 mucho cariño y es el Pavo Trufado. En mi familia se ha hecho toda la vida
 e incluso recuerdo de pequeña cómo ayudaba en su elaboración.
 Empezábamos cuatro días antes.
Hemos tomado muchos tipos de vinos con ésta receta como Protos o
 Tinto Oliveros de la Palma del Condado.
En estos momentos podría brindar por…
Primero brindaría por Tierra Nuestra por la colaboración que
 ha mostrado, después para que el clima social mejore para todo
el mundo y por último, que pueda ver terminado mis próximos dos libros.