domingo, 10 de abril de 2016

ENGAÑABOBOS

Ingredientes:
 1 vaso de los de agua bien lleno de harina de repostería
medio vaso escaso de azúcar
medio vaso de aceite de oliva
medio vaso escaso de vino blanco
la tercera parte del baso de agua
matalahúva
1 cascara de naranja y otra de limón
azúcar y canela en polvo para emborrizar
Modo de hacerlo:

El aceite se pone al fuego con la cascara de limón y de naranja y se deja calentar sin que se frían, una vez caliente se aparta del fuego, se le quitan las cascaras y se deja enfriar. El agua se pone al fuego en un cacito con la matalahuba y se calienta para que suelte todo su aroma y se aparta. En un recipiente grande se hecha la harina, el azúcar, el vino, el agua con la matalahúva y por último el aceite, se amasa todo un buen rato hasta hacer una masa manejable. Se estira con un rodillo hasta dejar una masa fina, se corta con un cortapasta o con un cuchillo, y se fríen en abundante aceite caliente. Al freírse se hinchan un poco, una vez dorados se apartan, se pasan por azúcar y canela y se sirven.

Este es un dulce típico de la sierra de Huelva y del Andévalo, el nombre le viene porque al freírse se hinchan un poco y parece otra cosa, pero en realidad no lleva relleno. En estos pueblos se hacen más grandes y su forma puede variar, si se cortan con un cuchillo pueden ser cuadrados o en forma de rombo y si los cortas con un corta pasta se le da forma redonda.
Podéis hacerlo del tamaño que os guste, pero yo que hago casi  todos los dulces de esta provincia siempre lo hago en versión miniatura, nos apetce más así. 
De cualquier forma está rico y resulta muy fina la masa y delicada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario